Comandos Chavín de Huántar demandan a CIDH por 25 millones de dólares
Piden Indemnización Civil por Daño Irreparable a su Reputación y Abuso de Derecho
Martes 27 de diciembre de 2011 - 07:00 pm
Los Comandos Chavín de Huántar
LIMA, AFP, Agencias Noticiosas – Los Comandos Chavín de Huántar, unidad de élite militar de Perú que rescató a los rehenes de la casa del Embajador Japonés en Perú de manos de terroristas del sanguinario movimiento MRTA en el año 2007, presentaron una millonaria demanda civil por daños y perjuicios ante las cortes de Lima contra los miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La demanda se origina en la sorpresiva decisión de la CIDH de demandar al Estado Peruano por la actuación de los Comandos en el histórico rescate.

Los Comandos Chavín de Huántar están ahora agrupados como demandantes y cuentan con la representación y patrocinio pro bono de un estudio de abogados de primera categoría en Lima, así como con asesores legales en Washington, D.C., sede de la CIDH.

El Ex Vice Presidente de Perú, Almirante de la Armada Peruana Luis Giampietri, ex miembro de sus Fuerzas de Operaciones Especiales, lamentó el accionar de la CIDH, acusándola de politizar indebidamente un asunto que bajo el derecho internacional convencional y consuetudinario está firmemente sujeto a la jurisdicción interna de Perú y totalmente fuera del ámbito de la CIDH.

"Si los comisionados de la CIDH injustamente reclaman inmunidad contra la demanda de nuestros Comandos", añadió el Almirante Giampietri, "nosotros exigiremos el mismo trato y protección jurídica para nuestros soldados".

Expertos en derecho internacional consultados por nuestra redacción coincidieron en que la demanda de los Comandos Chavín de Huántar es legítima e incuestionable, y debe seguir su curso. "Si hay un principio de derecho internacional consuetudinario que es reconocido mundialmente es el de poder enfrentar a quienes fungen de acusadores y llevarlos a la justicia civil o penal cuando cometen un abuso de su posición y del derecho" sentenciaron.

Cabe señalar que los Estados Unidos, aunque miembros de la OEA, no son parte de la Convención Interamericana de Derechos Humanos ni se han sometido a la jurisdicción contenciosa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica, ello para evitar que sus soldados sean sometidos a juicios como el que la CIDH ha iniciado contra el Estado Peruano y los Comandos Chavín de Huántar.